JIU-JITSU

Historiadores y entendidos del Jiu Jitsu dicen que el origen de este arte marcial puede provenir de la India, donde fue practicado por monjes budistas. Creado como arte de autodefensa tiene sus principios en el desequilibrio y control del oponente. Con la expansión del budismo, el Jiu Jitsu se extendió por el sur-este de Asia hacia China para llegar finalmente a Japón donde evoluciono y cogió popularidad. A finales del siglo XIX algunos maestros de Jiu Jitsu emigraron a diferentes países alrededor del mundo para enseñar este estilo de lucha. Al igual que Jigoro Kano el creador del judo en 1882 Esai Maeda Koma, también conocido como “Conde Koma” fue uno de los grandes maestros. Después de viajar por diferentes países de Europa y América llegó a Brazil en 1915. Ahí lo estableció un hombre llamado Gastao Gracie.

“JIUJITSU ES MAS QUE GANAR UNA PELEA, NO ES SOLO ESO, ES APRENDIDO. LOS BENEFICIOS EXSTEN EN EL SENTIDO DE LA CONDUCTA MORAL Y ETICA. ES EL EQUILIBRIO.”

RICKSON GRACIE

Padre de ocho hijos, Gastao se convirtió en un entusiasta de este estilo de arte marcial. Tiempo después el mayor de sus hijos Carlos fue introducido en el arte marcial. Después de mucho entreno Carlos Gracie llegó a desarrollar un estilo de lucha muy complejo al mismo tiempo que muy efectivo. A la edad de diecinueve años él y su familia visitaron Rio de Janeiro por primera vez donde entrenaba, impartía clases y luchaba contra oponentes mucho más grandes y fuertes que él. En 1925, se estableció en Rio donde abrió la primera escuela llamada “Academia Gracie de Jiu-Jitsu”. Desde entonces, Carlos empezó a compartir su conocimiento con sus demás hermanos adaptándolos a sus condiciones físicas. Teniendo en cuenta que no eran luchadores muy musculosos tenían que adaptar sus técnicas para lograr la máxima eficacia con la mínima fuerza. Una vez desarrollado y perfeccionado ese estilo tan peculiar de lucha adaptado para vencer oponentes mucho más fuertes, Carlos Gracie decidió comprobar su efectividad con diferentes luchadores reconocidos de la época, venciéndolos y demostrando su superioridad. Fue con este tipo de acciones que los luchadores de entonces se interesaron por este nuevo y eficaz estilo. Fue tal la atención que despertó en los luchadores que desde Japón se acercaron para comprobarlas. Perfeccionando día tras día las técnicas de lucha en el suelo y sumisiones se dieron cuenta que esa lucha cada vez más se alejaba del Jiu Jitsu tradicional, por este motivo este estilo de lucha pasó a llamarse Brazilian Jiu Jitsu.

El Brazilian Jiu Jitsu se practica con kimono, y tiene graduación por cinturones reflejando el nivel de cada luchador por el color del cinturón. El objetivo del combate es proyectar, controlar, luxar ó estrangular al oponente.

En CLB realizamos Brazilian jiu jitsu y recomendamos combinarlo con clases de Lucha Olímpica y Grappling, ya que es muy importante tener conocimientos de la lucha de pie y de suelo.

El BJJ al ser un deporte aeróbico y anaeróbico al mismo tiempo nos proporcionará un aumento de nuestra agilidad, elasticidad, seguridad, reflejos, equilibrio, fuerza y resistencia.

Las clases de BJJ las realizamos todos los días en sesiones de mañanas, mediodías y tardes. Durante la temporada de invierno luchamos con kimono, mientras que en la temporada de verano reducimos las horas de BJJ y aumentamos las de GRAPPLING.

Nuestras clases van de la siguiente forma: Empezamos preparando nuestro cuerpo para la sesión, calentando y realizando diferentes movimientos específicos, realizamos drills y empezamos uno de nuestros circuitos de cardio ó fuerza, a continuación empezamos con la técnica y combinaciones varias, y finalizamos con combate.

X